La importancia de viajar y sus repercusiones en el aprendizaje


Cuántas veces hemos oído la frase “una imagen vale más que mil palabras”. Pues esto mismo resumiría lo que puede implicar en el aprendizaje cualquier tipo de viaje que realicemos a lo largo de nuestra vida. Ya sea por motivos de ocio, estudios, trabajo, etc., todos los viajes nos darán una nueva visión de allá donde vayamos.

Como adultos disfrutamos estas experiencias de una manera más madura, posiblemente más intelectual, pero si nos acercamos a la perspectiva de un niño, su memoria puede trabajar como una esponja adsorbiendo imágenes e información.

Todos los fotogramas que somos capaces de asimilar nos hacen aprender parte de la historia, de las costumbres, del arte o de la evolución de una ciudad o de un país. Es un aprendizaje autónomo, que no está en los libros, que se retiene de manera más rápida y prolongada en el tiempo que aquello que leemos o estudiamos.

Es la propia experiencia de viajar lo que nos enriquece como personas y nos forma a nivel cultural. Si a esto le sumamos la posibilidad de aprender nuevos idiomas, el poder poner en práctica nuestro inglés o incluso la oportunidad de conocer los diferentes acentos y usos del español, un viaje puede convertirse en multitud de conocimientos con un valor que no tiene precio.

#Viajar